4. Iniciación al griego del NT

4. Iniciación al griego del NT

Aunque el Comentario Exegético-Práctico se puede leer y aprovechar perfectamente sin un conocimiento del texto griego del Nuevo Testamento, es evidente que tal conocimiento del texto original ayudaría. Partiendo de la ocasión ofrecida por la serie, nuestra intención es ir introduciendo formación y herramientas que preparen al predicador en este idioma antiguo.

En este apartado contemplamos dos perfiles de predicador: (1) el que no pretende aprender el griego y (2) el que sí quiere aprender el griego. Para cada perfil hemos preparado una vía de acceso particular.

  1. Vía 1: Nociones y herramientas.
    1. Esta vía es para el que no tiene interés ¡o tiempo! para aprender el griego bíblico, pero sí tiene interés en conocer unas ideas básicas para sacar mayor provecho de la serie y otros recursos que trabajan con el idioma original.
    2. Esta vía es modesta, pero en muchas ocasiones hay sabiduría en la modestia. No todos hemos sido llamados por Dios a aprender otros idiomas. No todos disponemos del tiempo o quizás el trasfondo académico para ello. Está bien. Cada uno tiene rol que le ha asignado el Señor.
  2. Vía 2: Inmersión hasta la médula.
    1. El que sí tiene ganas de aprender el griego o perfeccionar el griego que ya conoce.
    2. Pero para que se sepa desde un primer momento, nosotros somos bastante críticos de cara a lo que habitualmente se considera “saber algo del griego”. El nivel que habitualmente consigue estudiando griego bíblico según los medios tradicionales es francamente insuficiente para algo tan importante como la revelación inspirada del Nuevo Testamento.
  3. No hay tercera vía. Bueno. Matizamos. Sí existe, pero esa es la vieja manera inadecuada de hacer las cosas que acabamos de mencionar, y no la pensamos apoyar aquí. La consideramos inadecuado para su cometido.